Nada es como antes

viernes, 14 de junio de 2013

Últimamente nada me va bien. Estoy sacando buenas notas en el instituto y no me quedará ninguna pero… me siento diferente. Todo ha cambiado y creí que jamás cambiaría. Cuando una compañera me dijo “ya nada es como antes” me negué a creerla porque para mí solo habían cambiado un par de cosas  insignificantes.

Pero ahora veo que tenía razón, que todo ha cambiado, ya nada es como antes y eso es lo que más duele, no lo he aceptado pero en el fondo, muy en el fondo, sabía que lo que dijo era correcto.

¿Por qué? ¿Por qué las cosas tienen que cambiar? Me gustaba más antes, ya me había acostumbrado a ello pero ahora que todo es diferente, tengo que volver a acostumbrarme y cuando lo haga, otra vez cambiarán las cosas, es un circulo vicioso sin fin, siempre vuelves al principio justo como estabas: confusa y sin saber qué hacer.

Desearía que hoy, en especial, me preguntarán “¿qué sucede? Te noto distinta” a lo que yo respondería “últimamente las cosas están distintas, no yo”  Desearía que se dieran cuenta de que no soy la misma que ayer, la misma que corría por la calle sin importarle nada y se abalanzaba sobre los bancos o decía cosas sin sentido. Que se dieran cuenta de que estoy de mal humor, sin ganas de hacer chistes ni de reír como antes.

¿A qué viene este cambio? Quiero ser la misma ya, quiero que todo sea igual. Quiero que aquellos amigos que se han perdido en el camino vuelvan y me abracen como antes, que vuelvan aquellas tonterías y aquellas miradas sin sentido, que tenga algo nuevo que contarle, algún nuevo cotilleo,  solo algo nuevo.

¿Sabes? Soy demasiado cobarde para que el mundo vea mis lágrimas pero creo que no merece la pena llorar, creo que no merece la pena suplicar (aunque ya lo he hecho) porque todo vuelva a ser igual, creo que no merece la pena ni siquiera ir al mundo real, estoy decidida a quedarme en mis sueños una gran eternidad hasta que alguien me saque bruscamente de ellos.

Mira que lo he intentado, me he acercado a alguien y le he hablado como si nada, dejando al lado mi estúpida timidez y me he alegrado tanto de haberlo hecho que ese mismo día quería explotar de felicidad. ¿Pero de qué sirve? Si la persona con la que hablas te mira mal y pasa de ti.

No estoy hecha para este mundo, ¿el mundo me odia? ¿o soy yo la que odio al mundo? Al menos sé… al menos sé que quiero ser yo, no una persona deprimida todo el día o mosqueada porque las cosas no salgan bien.

No tengo una gran conclusión, ni siquiera sé cuál es la solución para lo que me pasa pero solo quería desahogarme, quitarme toda esta pena que llevaba encima de mis hombros.

Solo me queda despedirme y decir: ojala pudiera volar lejos de aquí, conocer gente nueva y sitios nuevos, ojala pudiera olvidarme de todo por unos días y no pensar en nada salvo en lo bien que me lo paso… ojala.

1 canciones:

Cotito dijo...

Hola! Lamento el comentario fuera de tema, pero es sobre un padrino para tu blog me puedes escribir a : ma.daniela.hg@gmail.com para darte la información? Muchas gracias. Saludos

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)