Entonces escuchó la ovación

jueves, 28 de febrero de 2013

Apaga la tele. No hay nada interesante en ella, solo un grupo de personas gritándose entre ellas por un nuevo cotilleo que ha salido en la portada de la revista más de moda.  Pero a ella eso le importa poco. La verdad que nunca había sido de cotilleo.

Se levanta del sofá  y sube rápidamente por las escaleras. Por fin llega a su cuarto rosa que está lleno de póster de su grupo favorito y en cada uno de ellos ha rodeado con un corazón a un componente de la banda. Se acerca a su mesita de noche donde reposa el libro que ahora se está leyendo y su Ipod, lo coge, se dirige a su armario y coge las zapatillas de ballet.


Vuelve a bajar las escaleras y se para justo en medio del salón medio vacío a causa de la reforma que están haciendo en él. Se sienta en el suelo y se pone sus zapatillas, luego enchufa su Ipod en el altavoz y pone la música lo más fuerte que puede. Una hermosa canción empieza a sonar y ella no puede evitar que en su rostro salga una sonrisa. Le encanta, no puede evitarlo, es música que le llena el alma.

Empieza a dejarse llevar por la música, los pasos que ya conoce los repite una y otra vez hasta que logra que le salgan perfecto. La música sigue sonando y ella sigue bailando, sin parar un solo instante a pesar que ya empieza a sentir dolor en los pies.

Eso es lo malo de ser una bailarina, los pies siempre están doloridos. Pero ella sabe que para conseguir su sueño tiene que sufrir, así que, a pesar de todo el dolor y las ampollas que hay en ellos, sigue bailando. No piensa parar y menos ahora que ya está consiguiendo mucho, más de lo que creía.
El primer día de clase no se veía capaz de hacer lo que las chicas de clases más avanzada hacían, pero poco a poco iba mejorando, incluso los profesores le decían que era la mejor de su clase. Las chicas que estaban con ella en la misma clase la miraban con desprecio y hacían todo lo posible para hacerla quedar mal. Pero ella solo quería estar con Javi, ese chico la ayudaba en todo y eran buenos amigos.
Ahora estaba de vacaciones, no podía esperar más a que el segundo curso en la academia de baile empezara. Este era el primer verano que odiaba, quería que acabara ya.

La música acabo y ella hizo una reverencia, entonces escuchó la ovación, la ovación de su público imaginario. 

4 canciones:

Gritando Sueños. dijo...

Hola! Soy L.L.F., la de Gritando Sueños.
Paso porque me has dejado un comentario en el blog (http://shoutingdreams.blogspot.com.es/)
Pues mira, este relato en concreto me ha gustado mucho, lo digo sinceramente.
Siempre me ha llamado ese sentimiento hacia el baile
Y como el blog tambien me ha gustado mucho te concedo las dos unicas cosas que puedo hacer por ti: Pasar por aqui de vez en cuando y participar en tu blog.
Un besazo.
L.L.F.

Caami *,* dijo...

Hello. Me encantó este texto *-*, está precioso. Y me gusta mucho más porque me gusta demasiado bailar (no lo hago TAN bien como quisiera, pero bue'). Precioso texto *-*.

Besos!

Lidia dijo...

Me alegro mucho de que te gustara a mi tambien me encanra el baile pero prefiero cantar jaja
Muchad gracias! Besoos!^^

Lidia dijo...

A mi tambien me gusta bailar, pero hago pasos de ballet y esot segura de que lo que hago no existe en el ballet jaja
Me alegro de que os guste, en seri, cada comentario me ayuda a seguir escribiendo :-)
Muchas Gracias! Besoos!^^

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)