Dos amigos

martes, 8 de enero de 2013

Dos amigos sentados tranquilamente en un gran salón. No se escuchaba apenas ruido, ni siquiera conversaban, solo miraban como el fuego ardía en la chimenea. Hasta que el chico rubio habló.

-No lo entiendo, ¿qué es lo que ha pasado? Creí que todo estaba bien.

El chico moreno miró a su amigo con una extraña cara.                                                       

-Algo tuviste que hacer para que dejara de funcionar.

-¿El qué? Todas dicen que era y soy el novio perfecto.

-¿Eso dicen? Pues están en un tremendo error.

-¿Por qué? – dijo algo molesto.

-Puedes ser un perfecto novio para todas esas chicas pero no para ella.-el  chico rubio miró a su amigo sin comprender- ¿No lo entiendes verdad? La llenabas de regalos, la llevabas a sitios caros y todos los días le dedicabas piropos.

-¿Eso no es lo que las chicas quieren? Solo trataba de ser romántico.

-Ella no necesitaba eso, ella quería que la escucharas, que te sentaras con ella sin decir palabra, que no le criticases en todo lo que hacía, que la quisieras…

-Todos los días le decía que la quería pero ella nunca me lo dijo… Yo la quería y aun la quiero.

-No te la mereces, no sabes interpretar sus silencios, sus “eres idiota” con esa media sonrisa. No sabes lo que quiere decirte  cuando te mira de reojo sin mirarte directamente a los ojos, tampoco sabes porque reía cuando la besabas. ¿A caso la conociste alguna vez?

-Claro, ella es graciosa, inteligente, se lleva bien con la gente que la trata correctamente, a veces se margina sin motivo aparente y sobre todo es alegre, siempre está sonriendo.

-Tras esa sonrisa se esconde tristeza, tras esos ojos grises hay un montón de lágrimas deseosas por salir pero que siempre se retienen.

-¿Por qué sabes todo eso? Desde que estoy aquí os habéis hablado un par de veces.

-Hubo un tiempo en el que ella me hablaba todos los días… Éramos amigos pero aquella amistad duro poco tiempo porque yo la quería como algo más y ella parecía sentir lo mismo. La quería tanto… tanto  que dolía. Con el tiempo llegue a comprenderla y descubrí sus miedos, sus deseos y a ella, me enamoré aun más…

-Y si tanto la querías ¿Qué pasó para que os alejarais?

El chico moreno miró a su amigo con una sonrisa triste en los labios.

-Tú 

2 canciones:

valitis dijo...

OMG! que hermoso relato! >v< en verdad q me ha encantado...yo q intento hacer relatos(pero termina convirtiéndose en historias con cochocientos capítulos ^^-) pero tú lo haces con tanta facilidad ...y ese final, adoro los finales(se me da por hacer buenos finales) y el final simple y a la vez complejo que le pusiste me dejo con la boca abierta ºoº
sin duda seguiré leyendote *ya me estoy empezando a inspirar*
hasta pronto!!!

Lidia dijo...

No sabes lo contenta que me he puesto al leer tu comentario.
Solo puedo decir que muchas gracias! y suerte con tus relatos. La verdad que a mi también me pasa eso de que al final el relato se convierte en una historia pero bueno se intenta jajaja
Muchas gracias de nuevo y hasta pronto ^^

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)